Queridos espectadores:

Soy yo, la Copa de Europa. O Champions, como me llamáis ahora, después de que me hiciera unos arreglillos allá por los noventa, que me dejaron bien guapa y todo eso, pero que no han cambiado ni un poco mi personalidad: me encantan las sorpresas y me encanta ser cruel a veces. No puedo evitarlo, soy como Jessica Rabbit, “no soy mala, es que me han dibujado así”. Y me lo he pasado bomba estos cuartos dando sorpresas y palos a todo el mundo. Incluidos vosotros, espectadores, que os creías que estaba todo hecho. Poco me conocéis… Sigue leyendo

Anuncios

160 kilos invendibles

Pasadas las fiestas, las resacas, los regalos y demás, ha empezado el año. Y lo ha hecho como ha acabado el anterior, con nuestros grandes haciendo el ridículo uno en el campo y el otro en el despacho, que debe ser que le han cogido el gusto. El Madrid está ahora a 16 puntos del Barcelona y los azulgrana siguen despilfarrando millones en todas direcciones, así que el viejo refrán de “año nuevo, vida nueva” parece que no tiene mucho éxito en nuestro fútbol. Es más, hasta ha vuelto Diego Costa al Atlético, en una especie de “Regreso al Futuro” porque ha vuelto con más de lo mismo: un partido de Liga, una expulsión. Sigue leyendo

Millonarios sí, pero a qué precio

Bueno, pues ya está la temporada oficialmente en juego. La Supercopa europea da la salida a un año que se presume largo y con dos aspectos a tener en cuenta: la pasta que circula de un lado a otro como si cualquier inútil valiera 100 millones (150 piden por Dembele, y algún imbécil los pagará) y los partidos que se juegan en las salas de prensa. Lo del campo, a este paso, va a ser lo de menos. Que, por cierto, fue que el Madrid ganó 2-1 a un United que se parece al de Ryan Giggs, que no hace tanto, en que la camiseta sigue siendo roja. Qué pena verle, por favor. Sigue leyendo