Vacaciones, por favor

Las últimas apariciones de este fútbol nuestro me han convencido aún más, y mira que no me hacía falta, de que necsita unas vacaciones. Pero urgentemente, además. Sólo así se explica la sarta de tonterías que hemos tenido que oír o leer, las cosas que han pasado en los terrenos de juego donde todavia se juega (y nos queda una interminable fase de ascenso a Primera) y la sensación de que la terraza y el mojito están ganando terreno tras una temporada agotadora. De verdad, señores de nuestro fútbol español y europeo, váyanse a la playa. Ya. Ahora mismo. Sigue leyendo

Maletines contra la lógica

El domingo se disputa la última jornada de Liga. Como cada año por esta época, se empieza a hablar de los famosos maletines llenos de dinero que van de un lado a otro y que todo el mundo niega conocer, haber visto, o saber de ellos; en algunos casos, hasta delante del que los está juzgando por amañar partidos, pero eso es otra historia. Este año hay menos, porque sólo se juegan la Liga dos, y la Europa League, tres. Los del descenso este año no cobran, por malos: todos han bajado antes. Pero, en algún caso, uno se pregunta, ¿de verdad vale la pena gastarse una pasta en comprar a un equipo? Sigue leyendo

Con la lengua fuera

Hemos tenido semana jornadal. Es decir, una semana llena de jornadas de Liga, que yo, sinceramente, ya no sé ni cuántas faltan para acabar. Que lo mismo esto termina mañana. Hemos pasado de interrumpir la Liga tres y cuatro veces para jugar intrascendentes partidos de la selección que no le interesan a nadie, clasificatorios aparte, más quince días de vacaciones en Navidad y eternas rondas de Copa, para acabar ahora con la lengua fuera y enganchando partido tras partido como si no hubiera un mañana. Que lo peor es que va a ser que no lo hay. Sigue leyendo