Neymar: cuéntame algo que no sepa

De verdad que no contaba con escribir nada, amparado en una lenta agonía de amistosos y rumores que llenaban las semanas sin apenas cambios, hasta que volvieron a aparecer estos dos. El Neymar y el Cristiano. Uno porque por fin dijo que se va, como si no lo supiéramos, y el otro porque tuvo que ir a declarar al juzgado por el “problemilla” ese con Hacienda. Y, francamente, para la siguiente que hagan juro que no salgo de la playa y que lo escriba otro. ¿Por qué? Sigue leyendo

Anuncios

Ahora me enfado y no respiro

En “Asterix en Hispania”, el pequeño Pepe, hijo del jefe Sopalajo y Arrierrez, es un niño caprichoso que cuando se enfada porque no le hacen caso dice: “pues ahora me enfado y no respiro”, hasta que los demás dan su brazo a torcer y hacen lo que él quiere. Así que, por mucho que los madridistas me digan, a mí lo de que Cristiano Ronaldo se quiere ir del Madrid, como además no es la primera vez que pasa (¿se acuerda de aquel famoso “estoy triste”?), me suena a eso. Y, francamente, por mí como si se ahoga. Sigue leyendo

Y a mí quién me respeta

Al “Scarface” Capone fue uno de los gángsters más poderosos de los convulsos años de la Ley Seca estadounidense y, probablemente, el más famoso de todos ellos gracias a la literatura y el cine. Todo el mundo sabía quién era, dónde vivía y, sobre todo, a qué se dedicaba, pero sólo le pudieron pillar por evasión de impuestos. Es decir, el gran capo del crimen organizado se fue a la cárcel por no pagar a Hacienda. ¿Le suena de algo la historia? Porque la estamos viviendo ahora mismo, sólo que los nuevos capos son una banda de niñatos millonarios, dirigidos por agentes sin escrúpulos que están escondiendo millones a paladas. Y a los que encima hay que apoyar y respetar, tócate los balones. Sigue leyendo