Vacaciones, por favor

Las últimas apariciones de este fútbol nuestro me han convencido aún más, y mira que no me hacía falta, de que necsita unas vacaciones. Pero urgentemente, además. Sólo así se explica la sarta de tonterías que hemos tenido que oír o leer, las cosas que han pasado en los terrenos de juego donde todavia se juega (y nos queda una interminable fase de ascenso a Primera) y la sensación de que la terraza y el mojito están ganando terreno tras una temporada agotadora. De verdad, señores de nuestro fútbol español y europeo, váyanse a la playa. Ya. Ahora mismo. Sigue leyendo

Anuncios

Más que un jugador. Menos que un club

Se ha hablado estos días del Barcelona. No porque ganase su partido y siguiese en la pelea por la Liga, que lo ha hecho. Si no por dos cosas que, al menos según mi opinión, no debería haber hecho. Por un lado, se ha manifestado apoyando a los independentistas catalanes, es decir, a aquellas personas que reivindican una Cataluña independiente de España y que buscan el respaldo de personalidades e instituciones catalanas de renombre para su causa. Y, por otro lado, se ha sentado a negociar con Messi y sus representantes. Que yo, personalmente, como club, me hubiera levantado y les hubiese dado una a cada uno por hacerme perder el tiempo. Sigue leyendo

Orgullo bueno y orgullo malo

Va la semana de orgullo, al menos hasta ahora. Ese pecado capital que a veces se convierte en el impulso necesario para alcanzar algo imposible. Por eso se acuñaron expresiones como “es un orgulloso” o “lo logró a base de orgullo”. Como todo en esta vida, hay orgullo del bueno y del malo. Y en una misma noche hemos visto los dos. Sigue leyendo