Queridos espectadores:

Soy yo, la Copa de Europa. O Champions, como me llamáis ahora, después de que me hiciera unos arreglillos allá por los noventa, que me dejaron bien guapa y todo eso, pero que no han cambiado ni un poco mi personalidad: me encantan las sorpresas y me encanta ser cruel a veces. No puedo evitarlo, soy como Jessica Rabbit, “no soy mala, es que me han dibujado así”. Y me lo he pasado bomba estos cuartos dando sorpresas y palos a todo el mundo. Incluidos vosotros, espectadores, que os creías que estaba todo hecho. Poco me conocéis… Sigue leyendo

Anuncios

La lógica, el triunfo y la duda

Mientras Pirlo intentaba no llorar sin conseguirlo, los aficionados de la Juventus coreaban a gritos lo de “oé, oé, oé, Juve…”. , reconociendo el esfuerzo y el partido realizado. Un cacho más allá, el Barcelona levantaba al cielo de Berlín su quinta Copa de Europa, la cuarta de una generación que ya era irrepetible hace un par de años pero ahora lo es aún más. El fútbol tiró esta vez de lógica y, aunque por momentos nos dejó esa sensación de que todo puede pasar, al final se limitó a dejar que ganara el mejor. Hay más pinchando aquí

10 cosas que (a lo mejor) no sabes de fútbol

A lo mejor sí se saben; a lo mejor algunas sí y algunas no; o a lo peor yo me he equivocado en un par de ellas, pero al menos, son cosas divertidas…

1. En el Mundial de 1966, disputado en Inglaterra, el capitán ínglés Bobby Moore subió a recoger el trofeo de campéon al palco. Mientras lo hacía, se dio cuenta de que, lógicamente, después de jugar el partido, tenía las manos sucias y que la reina Isabel II llevaba unos guantes blancos, así que optó por limpiarse las manos del sudor y el barro en una tela que colgaba del antepalco, para poder presentarse ante su reina con las manos limpias. Efectivamente, la tela con la que se limpió era… la bandera de Inglaterra.

2. Por cierto que se tiene a los ingleses por los inventores del fútbol moderno, cosa que es cierta. Pero el país que más mundiales tiene es Brasil, que tiene 5. Y el que más Eurocopas, Alemania y España, que tienen 3; de hecho, Inglaterra sólo tiene un Mundial y ninguna Eurocopa. Y, para rematarla, el primer club británico que ganó una Copa de Europa fue… escocés, el Celtic de Glasgow.

3. Que, ya puestos, digamos que el Celtic es el equipo de los cátolicos escoceses y viste de blanco con rayas verdes porque fue fundado por monjes católicos irlandeses. De ahí el color verde y el trébol en su escudo. Cuando, años más tarde, un puñado de dirigentes andaluces estaba tras la fundación del Betis Balompié, decidió copiar el diseño porque les gustó mucho, pero cambiaron la orientación de las rayas, que en vez de horizontales pasaron a ser verticales.

4. Por cierto que el Celtic de Glasgow y el Celta de Vigo son dos de los tres únicos equipos deportivos profesionales del mundo que llevan el apellido “celta”. El tercero son los Boston Celtics de baloncesto. De los 3, dos llevan el trébol en su escudo, mientras que el Celta lleva la Cruz de Santiago.

5. Bernd Schneider, el que fuera lateral derecho y capitán del Bayer Leverkusen, e internacional con Alemania a finales de los 90 y principios de este siglo (jugó el Mundial 2002), es sobrino de la actriz Romy Schneider, la inolvidable Sissy Emperatriz. Aunque parece ser que no le importaba, también es cierto que no le hacía especial ilusión que le preguntaran por su famosa y malograda tía.

6. Más parentescos: Danny Blind, ex jugador del Ajax y padre de Daley Blind, actual jugador del Manchester United, es el único futbolista que ganó la Copa de Europa, la Recopa y la Copa de la UEFA. Cosa que nadie más podrá repetir puesto que la Recopa se disputó por última vez en 1999.

7. Hablando de Recopas, sólo en una ocasión la jugó alguien que ni había ganado el trofeo en su competición (lo jugaban los campeones de Copa de cada país, o como mucho el subcampeón) ni era el vigente campeón continental: el Hereenven holandés, en 1998. Ese año, el campeón y el subcampeón, Ajax y PSV, se habían clasificado para disputar la Champions, así que la Recopa la jugó… un semifinalista.

8. Holanda en invierno puede ser muy dura. Cuando el mítico delantero brasileño Romario militó en el PSV Eindhoven, en una entrevista concedida a la cadena COPE le preguntaron que por qué tenía la mala costumbre de llegar tarde a los entrenamientos, a lo que el delantero respondió: “es que entrenan a las nueve de la mañana”. “¿Y cuál es el problema?”, le insistió el periodista. “Que a esas horas hace mucho frío”.

9. Los brasileños tienen fama de estar todo el día de fiesta, pero en el Mundial de Estados Unidos, en 1994, a los jugadores búlgaros se les vio en su hotel de concentración bañándose en la piscina, bebiendo cerveza, paseando con chicas y alguno hasta fumando. Bulgaria quedó… ¡¡cuarta!!

10. El Sporting de Lisboa no es Sporting de Lisboa. Es Sporting de Portugal. Sin embargo, la tradición de “apellidar” al equipo con el nombre de la ciudad a la que pertenece, hizo que empezara a decirse que el Sporting era de Lisboa. Y en más de una ocasión, incluso apareció así nombrado en los medios de comunicación y, lo que es peor, en la estadística oficial de la competición.