Cruyff tenía razón

Al Madrid se le hundió su salvavidas de los últimos años. Acostumbrado a pasar de la Liga y fiarlo todo al éxito europeo, una táctica que le fue de maravilla hasta este año, se encontró de nuevo con que se la tenía que jugar a una carta, después de que el Barcelona le eliminara de la Copa y le pegara un bofetón que le deja a 12 puntos en la Liga. Pero el Ajax le arreó otro aún mayor y lo sacó de golpe del bonito salón de la Champions, con un 1-4 que duele muchísimo por la sensación de superioridad y peligro que dio todo el partido y porque los holandeses habían perdido en Ámsterdam. Es decir, todo estaba de cara… menos el viento, por lo visto. Sigue leyendo

Anuncios

Vodka ruso en Madrid

La noticia de la jornada estuvo, cómo no, en el galletón que se llevó el Madrid en su propia casa a manos del CSKA de Moscú, un 0-3 que duele por un montón de cosas, pero sobre todo porque anda el madridismo con la piel sensible desde este verano. A Solari se le empiezan a acumular los problemas en los lugares donde, sobre todo en los últimos años, no los había, así que la papeleta ya es de órdago porque si hay algo que el Real Madrid no tiene es paciencia. Les salva, quizá, que no han sido los únicos y que, como dijera Marcelo, ha pasado ahora y no en marzo. Sigue leyendo

Vergonzoso

A la gente se le olvidará, porque ahora hay parón de selecciones y además empezamos el fin de semana y todo eso. Pero en realidad, la jornada de Champions nos dejó al aire las vergüenzas  de tres presuntos grandes, lo que hace que duelan más. Tres grandes que demostraron ser (aparte de presuntos, que la grandeza se gana) muy, pero que muy pequeños, comportándose como no debían. El capitán que tanto presume de ser el capitán del más grande, el entrenador que se cree y se reivindica como el mejor del mundo y una de las estrellas del que se supone que está llamado a conquistar Europa, ofrecieron un espectáculo lamentable, indigno de una competición que presume de ser la mejor. Sigue leyendo