La última mentira. Y todo el mundo se la creyó

“Si depende de mí, yo sigo en el Real Madrid y mi idea es continuar lo máximo posible. Y lo he dicho muchas veces. El tema es que en el Madrid todo depende de los resultados. Llevo aquí 18 años y sé cómo funciona el Real Madrid. Hago lo que me gusta y tengo muchas ganas de continuar”. Esto lo dijo Zidane el 30 de marzo, antes de que su equipo jugase contra Las Palmas. El 30 de abril, antes de jugar contra el Bayern de Munich, dijo que “quiero seguir en el Madrid”. El 31 de mayo dijo que se iba. Y la gente se lo creyó, como se ha creído todo lo que ha dicho el entrenador francés desde que se sentó por primera vez en la sala de prensa del Bernabéu. Aunque he decir que, mentiras aparte, me parece una decisión acertada. Sigue leyendo

Anuncios

Caprichos y miserias

No levanta cabeza este fútbol. No somos capaces de tener una fiesta de verdad, divertirnos y ya está. Estamos pendientes de que empiece el Mundial y a la vez de ver cuántas hordas de ultras van a intentar el asalto (literal y bélico) de Moscú. Hablamos de que la Segunda está superemocionante y salta que se huelen que el Huesca-Nastic estaba amañado. El Madrid tanto matarse para ganar la 13 y resulta que de lo que se habla es del berrinche (uno más) de Ronaldo porque no le hacen caso y no le quieren y el de Bale que, en inglés, claro, dice que quiere ser titular, indiscutible, estrella y todo eso pero por el decreto L’oreal, porque yo lo valgo. Para eso no merecía la pena salir del patio del colegio… Sigue leyendo

¿Y qué te decimos ahora, Karius?

Más allá de la proeza de ganar tres Copas de Europa seguidas (ahí está la historia para ver que lo han hecho tres… y hace la tira), me quedo con un par de sensaciones que no esperaba tener en una final de Champions. Como ya todo el mundo la ha visto, analizado, desmenuzado y comentado, aprovecho para decir que me pareció una final fea, con poco fútbol, mucha carrerita hasta llegar al borde del área y poco más. Como tantas otras que hemos criticado y puesto a parir a quienes las jugaron. Y, por supuesto, y aunque no me guste (yo también fui portero), me queda la sensación de que el mejor madridista ayer fue… el guardameta del Liverpool. ¿Sabe lo mejor? Que él piensa como yo. Sigue leyendo