La verdadera duodécima blanca

A estas alturas de la película todo el mundo ha visto la final, los festejos y demás y es hasta un poco absurdo volver a hablar de lo mismo. Pero es lo que tiene salir de fiesta el sábado, que el domingo no estás para nada, y mucho menos si, como era mi caso, querías que ganara la Juventus. Que ha hecho una gran temporada, pero que con el golazo de Mandzukic dio la sensación de que igual podía haber sido extraordinaria. No lo fue, y ahora el mundo se rinde al Real Madrid, lo que ha hecho que la sonrisa de Florentino Pérez sea mayor que la eslora de su yate. Sigue leyendo

Los 5 aciertos de Guardiola (I)

El fichaje de Guardiola por el Bayern de Münich ha traído cola, mucha cola, desde hace mucho. Después de su apoteósica presentación del pasado lunes, el baño de multitudes que se dio y la demostración de su capacidad para aprender idiomas, llega el momento del análisis más tranquilo, de ese que hasta ahora no hemos hecho.

El ex entrenador azulgrana se enfrenta a una serie de retos, empezando por convencer de lo contrario a quienes consideran que ha ha huido de los problemas que podría haber tenido en España (Mourinho y el Madrid, una hipotética cuesta abajo del Barça…). O por demostrar que puede conseguir otra vez el éxito un club nuevo, un país nuevo y un montón de cosas nuevas donde la exigencia va a seguir siendo muy grande, pero veamos las dos caras de la moneda. Hoy, los aciertos. Otro día, los errores.

1. El Bayern, ahora, es el más grande. Es uno de los equipos punteros de Europa año tras año, que tiene 5 Copas de Europa, que es el actual campeón de la competición, que es uno de los clásicos verdugos del Real Madrid y que es EL grande en Alemania y uno de los más grandes del continente… Tiene veteranos curtidos en muchas batallas como Neuer, Gómez o Lahm. Tiene jóvenes que apuntan muy alto, descubiertos en su día por Van Gaal y que hoy dan un rendimiento excelente, como Kroos o Müller; tiene jugadores desequilibrantes como Ribery, que además ha vuelto a jugar como sabe y ahora hasta defiende; tiene jugadores de pelea y músculo, como Luiz Gustavo y tiene a jugadores típicamente alemanes como Schweinsteinger, de esos que empiezan de media punta (él lo hizo de extremo), se retiran a los 40 convertidos en líberos (como Matthaus o Thon) y resulta que siempre han jugado bien.

2. Llega con mucho camino hecho. Al igual que Rijkaard le dejó una base sobre la que trabajar en el Barça, aquí también tiene un sólido bloque con el que trabajar. Tiene variedad de jugadores, un club entregado, con pasta para gastar si es necesario y donde poco menos que le van a hacer la ola a cada cosa que diga o haga, al menos al principio, lo cual anima a cualquiera.

3. La presión es menor que en el Barcelona. Primero, porque en el campeonato alemán tampoco tiene muchos rivales, y segundo porque el Bayern tiene una paz social como la que él dejó, pero no una tendencia a la autodestrucción ni a disfrutar con persecuciones o calamidades centralistas como había en el Barça hace no mucho. Se le exigirá ganar la Champions y la Liga, claro, pero no habrá ese histerismo ni ese quedar por encima de tal o cual a toda costa; ni tampoco habrá tiros ni maldiciones si no se consigue.

4. Ha caído de pie. Entre otras cosas, porque sabe, porque Guardiola, no lo olvide nadie, es muy listo. Así que se plantó ante los periodistas y habló en alemán; se deshizo en elogios hacia el club, hacia sus jugadores, sus instalaciones, sus aficionados, y hasta se permitió bromear con el gran rival. Sólo con esa primera aparición, se ha ganado a media Baviera hasta mayo por lo menos.

5. No tiene quien le tosa. En el campo, me refiero. A día de hoy (y sobre el papel, naturalmente, luego será otra cosa) pocos hay que puedan toser, no digamos eliminar al Bayern en todo el continente. A la espera de lo que hagan algunos como el Madrid o el Chelsea, capaces de reventar el mercado a base de pasta, en Alemania sólo aparece un Borussia Dortmund debilitado por la marcha de Götze y quién sabe si de alguno más. Y fuera, pocos, muy pocos le pueden hacer daño; curiosamente, su Barcelona será uno de ellos.

La semana que viene, los errores, que también los hay.