PSG-Real Madrid: noche de descubrimientos

El resumen de esto es que el Real Madrid pasó por encima del PSG: 2-5 en el global de la eliminatoria y la sensación de que los franceses nunca estuvieron en condiciones de superarla. Pero el partido de vuelta ha sido revelador en muchos aspectos, la mayoría de los cuales no son especialmente buenos. Para ninguno de los dos, dicho sea de paso.

1. -El PSG no da para más

Si a la misma banda de inútiles que se dejó remontar un 4-0 el año pasado le sumas un niño sobrevalorado y un brasileño egocéntrico que encima se lesiona y no está el día que tiene que estar, el resultado va a ser el mismo sólo que con un montón de millones gastados más. La mentalidad sigue siendo la misma, es decir, nula para competir en Europa cuando llega la hora de la verdad. Mucho rondito en el centro del campo y mucho toquecito de balón pero ninguna decisión a la hora de lanzarse a por la victoria. Ni un sólo arranque de rabia salvo las protestas de Verrati (a destiempo y casi casi para que lo echaran, que lo echaron) y un par de gritos de Cavani al final. Poca, muy poca sangre para salir de noche europea.

2.-El Madrid se ha tocado los huevos todo el año

Ahora me venderán la moto del rey de Europa y de la competición fetiche y que si el idilio con la Champions y que si Cristiano es el mejor y que viva Carvajal, pero esta gente es la misma que hizo el ridículo contra el Leganés y que tiró la Liga hace meses con actuaciones lamentables, entrenador incluido. Y luego decían que salían muy motivados siempre. Mola más jugar en Old Trafford o en el Prater de Viena, pero también hay que jugar en el Alfonso Pérez o en el Carlos Belmonte, si se tercia, porque para eso son profesionales y se les paga por jugar tres competiciones. Y por intentar ganarlas. Lo demás es reírse de sus socios y del club que les paga, por mucho que lo disfracen con una manta de tópicos. Pero esta plantilla y este entrenador se han tocado los cojones durante todo el año. Luego ganarán la Champions y todo será maravilloso un año más, pero así no se hacen las cosas.

3.-Emery ha desperdiciado un equipo y dos partidos

No se puede salir así a jugarse una eliminación. Un entrenador sentado durante la mayoría del partido, un fulano como Motta en el campo (y que éste y Ryan Giggs jueguen al mismo deporte…) y rematar la faena sacando a Diarra a falta de diez minutos para el final, quitando al único que al menos enredaba. Si en la ida hizo el ridículo poniendo a Lo Celso fuera de sitio y permitiendo que su equipo desperdiciara un 0-1 a la media hora, en la vuelta lo hizo aún peor. Ni salida en tromba, ni presión, ni apretar al contrario para tratar al menos de incordiarle; el PSG salió más preocupado de que no le metieran uno que de marcar los dos que tenía que marcar si quería hacer algo. Que en el partido de vuelta, cuando tienes que atacar y te estás jugando dar un golpe de estado en la élite o irte a casa, el mejor de tus jugadores sea el portero… En fin.

4.-Al Madrid le sobra mucha gente

Empezando por un Benzema que está más que amortizado y que nunca cayó bien al aficionado en general. Ahora, tal y como está esta temporada (incomprensible su fallo en la primera parte) y con el flaco favor que le está haciendo su entrenador poniéndole contra viento y marea, lo mejor que puede hacer es marcharse. No es el único, porque Bale debería plantearse volver a Inglaterra ya que se está quedando sin sitio y además no parece que le importe mucho (aún no debe de saber ni siquiera decir hola en castellano); a la defensa hay que hacerle un lifting y algunos tipo Kovacic llevan el símbolo del dólar en la espalda. Necesita sangre nueva para luchar por lo que las vacas sagradas ya desprecian (o sea, Liga y Copa) y, de paso, revisar la definición de “vaca sagrada”.

5.-Mbappé no vale 180 millones

Ni de coña. Ni la mayoría de sus compañeros vale lo que dicen que vale. Vale que sea un crío de 18 años y todo eso, pero esa millonada no se paga por un jugador que luego no marque las diferencias. O, en este caso, que ni marque. Cierto, fue de los pocos que lo intentó de verdad, pero los intentos no valen 180 millones. Estamos hablando de mucho dinero, muchísimo dinero que se ha gastado porque un agente ha sido listo al pedirlo y un directivo muy tonto al pagarlo. Tal vez los valga dentro de unos años, pero no ahora, que es cuando los han pagado por alguien que hoy no los vale. Esa burrada se puede pagar por alguien que, cuando lleguen estos partidos, haga algo: para eso le contratas, no para reírse de los defensas del Lille.

6.-A Europa se la llama vieja por algo

Porque, entre otras cosas, a estas alturas de competición siempre quedan los mismos. Porque, cuando llega la hora de la verdad, los jeques, las estrellitas, los santos gurús de los banquillos y el miedo a perder acaba por dejar a cada uno en su sitio. Por eso al final siempre vemos las mismas camisetas, porque son los que desde la década de los 60 llevan haciendo lo mismo: jugar al fútbol. Nada más.

Y nada menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s