La verdadera duodécima blanca

A estas alturas de la película todo el mundo ha visto la final, los festejos y demás y es hasta un poco absurdo volver a hablar de lo mismo. Pero es lo que tiene salir de fiesta el sábado, que el domingo no estás para nada, y mucho menos si, como era mi caso, querías que ganara la Juventus. Que ha hecho una gran temporada, pero que con el golazo de Mandzukic dio la sensación de que igual podía haber sido extraordinaria. No lo fue, y ahora el mundo se rinde al Real Madrid, lo que ha hecho que la sonrisa de Florentino Pérez sea mayor que la eslora de su yate.

Entre los sesudos análisis que se están haciendo, desde algunos guiados por el forofismo más ultra hasta los que ahce el enemigo, pasando por otros realmente bien pensados, me gusta particularmente uno que he visto en la edición digital de El Mundo, en el que compara a otros equipos dominadores de antaño con los campeones del pasado sábado. Destaca, por ejemplo, que el Madrid nunca se pareció en nada a sus otros rivales continentales. El Ajax de Cruyff, o el Bayern de Beckenbauer, eran clubes llenos de jugadores de casa guiados por una estrella también de casa; tenían un estilo de juego definido y hasta uno se acuerda del entrenador. El artículo destaca el hecho de que nunca tuvo nada de eso, pero ganaba, y de que, con 12 Copas de Europa en casa, el entrenador madridista que más tiene, tiene… 2. El estilo, más allá del lanzarse a la yugular de su oponente en cuanto se ve en una final, tampoco ha sido único ni, muchas veces, reconocible, aparte de disfrutar como enanos cuando el partido está patas arriba. Y con eso ha vuelto a ganar. Y lo ha hecho contra un gran equipo, que si se vio empequeñecido en la segunda parte (quitando el incomprensible hecho de retirar del campo a Pjanic y Dybala, que no lo entenderé mientras viva) fue en su mayor parte por mérito de los blancos.

El problema del Madrid empieza ahora. No porque no gane el año que viene, que eso es entendible y creo que hasta el ultra más ultra puede comprenderlo, si no por las consecuencias de no ganar. Estamos hablando de un club hambriento, pero hambriento de todo, de devorar rivales y también a figuras propias, a entrenadores de todo corte y pelaje, a jugadores… ese carácter insaciable a la hora de ganar títulos lo tiene también a la hora de mirar hacia dentro y provoca que se pite a Ronaldo, como en su día hicieron con Zidane, con Mijatovic (pasó de “el héroe de la Séptima” a “Gominolo” en un suspiro) o con el mismísimo Di Stefano. No hablemos ya de los entrenadores, que eso es capítulo aparte: a Mourinho lo vendieron como el mejor del mundo y salió por pies con más de la mitad de la grada pidiendo su cabeza.

Es un club sin términos medios, donde un estornudo provoca una pulmonía y donde un mal pase puede condenar a un jugador de por vida, pero que debería aprovechar su espléndido momento (tres Copas en cuatro años) para respirar hondo y calmarse. Cierto es que van quedando atrás los años de poner millones encima de la mesa cada verano para tratar de controlar la voracidad del club y de sus hinchas, y que las “crisis” en las que se le mete cuando empata van cesando, entre otras cosas porque desde el propio entorno blanco se dramatiza mucho menos, pero hay vicios que debería erradicar desde ahora mismo, aprovechando la enorme ventaja que tiene sobre el resto.

Y uno de los mayores que tiene le pasa cada verano, cuando empieza el baile de rumores y fichajes. Para el Madrid ha llegado la hora de hacerse el interesante; como esa chica que pasaba por delante si hacerte ni caso, pero que pasaba siempre. No es el momento de lanzarse a una guerra de cifras con la Premier por nadie, llámese como se llame. No lo necesita. No tiene que hacer nada, no le hace falta. Esa es la verdadera victoria del sábado: poder ponerse por encima de los demás sin que nadie pueda decir nada.

Y eso es todavía más difícil que ganar doce Copas de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s