Estaba claro: hoy sí molaba jugar

Decía Rabiot al término del partido entre el Real Madrid y el PSG que “es más fácil meterle siete u ocho al Dijon”. Porque, como dije la última vez que me asomé por aquí, el Dijon no mete miedo. Y el PSG tuvo miedo; su entrenador tuvo miedo, Mbappé tuvo miedo, Lo Celso fue uno más… del Madrid, y el equipo francés pasó de tener ventaja en el marcador, un rival casi entregado y muchos minutos por delante para hacer una noche de las de grabar para ver más veces, a ir encargando la pizza y llamando a los colegas para ver los cuartos por la tele. Sigue leyendo

Anuncios

El partido del miedo

Eso de estar ocupado y no poder prestarle atención al fútbol hace que, cuando vuelvas a él, haya pasado de todo. Y te has dejado un montón de cosas en el tintero, pero no es plan de hacer un anuario con la ristra de sandeces que te has perdido en quince días. Que muchas de ellas no merecían la pena, otras se han convertido en asunto de estado y otras han sido tan ridículas como eso de si el Español tenía o no un presidente chino. Que lo tiene, como tantos otros. Pero hete aquí que vuelve la Champions y, ay, amigo, eso ya son palabras mayores. Sigue leyendo

Cuando la palabra no vale nada

A punto de empezar las semifinales de Copa, en las que no está el Real Madrid gracias a su desastroso fiasco ante el Leganés, se nos viene encima el cierre del mercado de invierno de fichajes, un mercado que ha vuelto a llenarse de rumores, cifras y lloriqueos de quien más se gasta mientras critica que se paguen barbaridades por casi cualquiera. Y entre medias se cuela el robo del Athletic a la Real, una muestra más de la fiabilidad de la palabra de un jugador cuando dice que jamás jugará en no sé qué equipo. Que a veces te preguntas que para qué hablarán. Sigue leyendo