Si no lo sabes tú…

Más de medio Real Madrid ha salido entre ayer y hoy diciendo que no saben qué ocurre, por qué el equipo está como está. Y ése es, precisamente, el problema, que no lo saben. O al menos eso dicen, porque no da muy buena imagen decir que es que a mí me da lo mismo el Leganés, que me mola más jugar la Champions y a éstos que les den por ahí. Con todo, lo realmente grave es que uno de los que ha salido diciéndolo es su entrenador, que sí debería saberlo, porque para eso está ahí. Lo cual, que no lo sepa, casi que confirma una teoría que me contaron hace años. Sigue leyendo

Anuncios

160 kilos invendibles

Pasadas las fiestas, las resacas, los regalos y demás, ha empezado el año. Y lo ha hecho como ha acabado el anterior, con nuestros grandes haciendo el ridículo uno en el campo y el otro en el despacho, que debe ser que le han cogido el gusto. El Madrid está ahora a 16 puntos del Barcelona y los azulgrana siguen despilfarrando millones en todas direcciones, así que el viejo refrán de “año nuevo, vida nueva” parece que no tiene mucho éxito en nuestro fútbol. Es más, hasta ha vuelto Diego Costa al Atlético, en una especie de “Regreso al Futuro” porque ha vuelto con más de lo mismo: un partido de Liga, una expulsión. Sigue leyendo

Balón de Barrio 2017

AL MEJOR:Neymar

Neymar. Cierto es que lo he puesto a parir desde que llegó y que las más de las veces le he “rebajado” de los altares donde me lo ponía todo el mundo, pero también es cierto que el tío sabe jugar al fútbol y que el impacto que ha tenido en sus dos clubes de este año ha sido brutal: el Barcelona tardó meses en superar su marcha, y mira que se sabía desde junio, y el PSG ha pegado tal salto hacia arriba que ni ellos mismos se lo creen. Convertir a un equipo frágil mentalmente en uno que atemoriza a casi toda Europa no es fácil y, aunque no toda la culpa es suya, algo habrá hecho. Y además Neymar, cuando se deja de tonterías, juega muy bien a esto.

 

AL MEJOR PORTERO:

Jan Oblak

Jan Oblak. No es el que más me gusta y tampoco ha ganado nada, pero los recitales que ha dado bajo palos han sido tremendos este año y Simeone y el Atlético de Madrid le deben mucho. No intimida como Courtois, cierto, pero se sabe que es un seguro de vida, lo saben sus compañeros… y sus rivales. Si a eso le añades colocación, reflejos y presencia en el área, te sale un auténtico porterazo.

 

A LA CHICA:

Lieke Martens

Lieke Martens. La extremo holandesa se proclamó campeona de Europa con su país este verano y además fue nombrada jugadora del año. Normal, teniendo en cuenta lo buena que es y que, en el torneo veraniego, fue una auténtica pesadilla para sus rivales, dominando el centro del campo y rompiendo defensas desde su posición de extremo. Comenzó en el Heerenveen, pasó por Bélgica y ganó la copa en Suecia con el Rosengard, antes de fichar por el Barcelona poco antes de la Eurocopa. Y ojito con ella que todavía tiene 25 años, le queda mucho fútbol por delante.

 

AL MÁS CHULO:

Ousmane Dembele

Ousmane Dembelé. Hay que tener unos huevos como los del caballo de Espartero para hacer lo que hizo este fulano en verano. Lo sacan de Francia, le hacen jugar la Champions League, lo ponen bajo los focos en plan futura estrella y al muy borrico sólo se le ocurre agradecérselo al club que lo ha hecho posible… diciendo en verano que no entrena porque se quiere ir al Barcelona. Las caras de los directivos de Borussia Dortmund tuvieron que ser un poema. La pena fue que la chulería le salió bien al chiquillo, porque acabó en el equipo azulgrana, aunque, eso sí, a precio de Balón de Oro: 150 kilos le sacaron los alemanes. Al menos, el chuleta dejó la pasta en casa, debieron pensar.

 

ONCE DE BARRIO: Oblak (Atlético de Madrid); Pisczeck (Borussia Dortmund), Chiellini (Juventus), Bonucci (Milan), Hugo Mallo (Celta); Cristiano Ronaldo (R. Madrid), Martens (Barcelona femenino), Pjanic (Juventus), Neymar (PSG); Messi (Barcelona) y Harry Kane (Tottenham)

He puesto a Neymar y Cristiano en las bandas, para dejar sitio a los delanteros, así que me da que los del centro del campo iban a tener que correr mucho, pero también que íbamos a ganar más de un partido… o de competición.